Inicio Información General Corrientes debe estar alerta ante la presencia de alacranes

Corrientes debe estar alerta ante la presencia de alacranes

653
0
Compartir

La ciudad de Corrientes se caracteriza, entre otras cosas, en esta época del año, por temperaturas estivales muy elevadas, mucha humedad y abundantes lluvias como las de principios de año, saturando todos los sistemas de desagües, de líquidos cloacales y desniveles naturales de escurrimiento de los líquidos de la capital correntina. Lo que se transforman en un hermoso cultivo para la presencia de un artrópodo peligroso, como el alacrán. Cuya presencia siempre es peligrosa y hasta mortal para los habitantes de la casa, incluyendo las mascotas: gatos, perros, etc.
Los alacranes o escorpiones vuelven a ser noticia nacional, debido a que provocaron la muerte de dos niñas, con espacio de muy pocos días, en la provincia de Córdoba.
Estos bichos, de presencia intimidante y de actitudes siempre agresivas, se denominan escorpiones o alacranes, pertenecen a un orden de artrópodos arácnidos.
Están provistos de un par de apéndices en forma de pinza y una cola acabada en un aguijón provisto de veneno muy ácido que en altos porcentajes pueden provocar la muerte. Se conocen unas 1.400 especies en todo el mundo.
Una nena de siete años falleció el domingo 8 de enero luego de permanecer un día internada tras haber sufrido la picadura de un alacrán, en la ciudad cordobesa de Carlos Paz. El deceso, según La Voz del Interior, se produjo al mediodía, en el Hospital de Niños de la Santísima Trinidad de Carlos Paz. La causa de la muerte, según el parte médico, fue un shock cardiogénico, acompañado de insuficiencia cardíaca y edema agudo de pulmón.
La niña fue identificada como la hija de Cristian Sánchez, secretario de Gobierno de la Municipalidad de Malagueño y fue derivada el sábado al centro asistencial provincial desde la ciudad de Carlos Paz.
Ingresó a la guardia del Hospital pasadas las 19:00 con el antecedente de una picadura de alacrán en una pierna dos horas antes de su llegada.
En la guardia se le suministró suero antialacrán e ingresó a terapia intensiva para continuar el tratamiento con suero, agregar ventilación mecánica y soporte hemodinámico con drogas inotrópicas.
El martes 3 de enero, una niña de cuatro años había fallecido en el Hospital Pasteur de Villa María, con la presunción médica que la menor habría sido picada por un alacrán, aunque esto no pudo ser confirmado. Continúa el curso de la investigación por la muerte de la menor.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here