Inicio Historia de Empedrado Mariposa Brillante

Mariposa Brillante

138
0
Compartir

Por Oscar Agustín Ojeda.


“Panambyyyyyyyyyyyy Beraaaaaaaaa”, anuncia el locutor oficial, el eco en la noche calurosa de enero parece repetirse y allá a lo lejos casi dos cuadras hacia donde van todas las miradas, algo, algo pareciera empezar a moverse, a cobrar vida en medio de tanta algarabía, entusiasmo, grito, luces multicolores de las bombas, que parecieran “viajar al cielo” en mil colores y la música inconfundible de Panamby Berá, la música de la mariposa brillante se escucha, se disfruta y las palmas, lágrimas, emociones de los mayores que todavía sentados esperan la proximidad, de alguna nieta, pero mientras tanto algunos cerrando los ojos, disimulando las lágrimas recuerdan años atrás de ver a sus hijos bailando. Y la Mariposa Brillante baila, baila y se contornea, ya se divisa su estandarte, ya vemos la Mariposa, todavía lejos, pero se mueve de un lado a otro, se mueven y viven, algunos espaldares también hermosos con plumas reales y la loca fantasía del rey momo se adueña del corsódromo. Panamby avanza, lenta, majestuosa, única e incomparable, Panamby y sus jóvenes y brillantes 35 años. El locutor oficial también emocionado alarga hasta el último aliento el Panamby Berá y relata su historia que él ya sabe de memoria y cada vez más cerca, ahora si todo el inmenso público, se para, aplaude, canta, canta su himno y están las lágrimas, las de alegría, las de la emoción. Ya se divisan su embajadora y sus cordoneras junto al estandarte, ya están en Entre Ríos y Bartolomé Mitre el aire asombrado, se queda quieto, las bombas de estruendos y de luces parecen eternizadas allá arriba, no, no caen, quieren seguir alumbrando y cada compás de la música es como empujado a irse por el compás que llega, nadie quiere irse, ni la reina del año pasado, ni la del anterior corso, no, nadie. Quieren desfilar todas y desde el mundo mágico de las plumas y lentejuelas aparecen todas las reinas, las 35, todas las cordoneras, todos los porta estandartes, todas sus solistas y sus bastoneras, todas llenan la avenida, el ritmo, el lujo y el esplendor, van de la mano con gritos, cantos y la nieve y las palmas, ya están llegando, ya están todas y es imposible mirarlas a todas juntas, hermosas, sonrientes, cantando, gritando el nombre de su comparsa. Panamby Berá en la noche y también en el medio de ese encanto aparece “Maira Barrientos” Bailando con sus alas de angelito, si, ella está, está siempre, todos los años y sus alas brillan y sonríen y baila con el ritmo de la permanente banda. “Maira”. En lo alto Lito y su bajo, Lito y su banda tocan y su papá “Quito” toca y toca su redoblante, todo eso es Panamby, alegría, emoción, recuerdos que duelen hasta las lágrimas, pero es la vida. Vamos Panamby repiten y su música no para nunca, nunca, sigue todo. El corazón me late con fuerza, estoy en la esquina solo, pero al soñar, porque que ¿no? vivir el momento mágico, entonces cierro los ojos y estoy con mi hermano, en la esquina y pasan todas las reinas, todas (las 35) también las carrozas, los porta estandartes todos y la realidad de nuevo. Panamby en pleno show la mariposa brillante se extiende como un manto de flores y plumas por todo el corsodromo se contrae y late, se extiende y canta treinta y cinco años de éxtasis, de colores y de alegría.

Las gargantas enronquecen, los ojos se secan para volver a llenarse de lágrimas, el padre, la madre, el tío y los abuelos, los amigos, los vecinos todas las familias, la gran familia de Panamby y todo el público que respeta además y aplaude a los chicos. Lentamente como llegó Panamby se despeja, ya pasó su hermoso y brillante estandarte donde la mariposa muestra sus colores, también sus cordoneras, la reina baja de su impresionante carroza y saluda con flores, galardonadas de inocencia y dulzura, ya pasaron sus destaques y su carro musical en vivo, tanta pasión, entusiasmo y alegría. Se va Panamby el locutor con el último esfuerzo repite y repite Panambyyyyyyyyy Beráaaaaaaaaaa. Hasta el año que viene, queda en el aire el olor a pólvora y las bombas multicolores acompañan a la mariposa brillante en su retirada, el público con la garganta seca y los ojos inundados por la nieve mezclada con lágrimas vuelven a sus asientos. Pasó Panamby. Pasó la Mariposa Brillante, hasta el año que viene hasta el otro carnaval, hasta las próximas noches de corso donde seguro brillarás como la primera vez, como en todos estos treinta y cinco años de alegría constante, “PERENNE MARIPOSA BRILLANTE”.

Reportaje realizado en la casa de la Señora Yris Rolón de Ojeda el día 14 de abril de 2009.

¿ Cómo nació Panamby Berá?

La verdad es que esta pregunta me llena de recuerdos y de orgullo porque Panamby va a cumplir 35 años y son cosas tan lindas, hablar de la mariposa brillante, de Panamby Berá es como cristalizar un sueño de jovencita, desde niña quizás porque desde allá, de aquellos recuerdos, quizás ya soñaba con los carnavales y las comparsas.

Entonces remontémonos al año 1975, que es el año en que yo representando un cuadro alegórico a la escuela 598 -la Nacional donde trabajaba como docente, en una fiesta de fin de año preparé un baile brasileño o brasilero, con mi grado (5°) participaron entre 15 y 18 niños, en el baile con ropas de brasil, con musical como brasil “mama you quero”- del conjunto “Maracangalla”, fue tan lindo que les dije a todos que guardaran sus ropas y después de sacarnos una foto con el Señor Cañete en el patio, les dije guárdenlas porque con ellas vamos a formar una comparsa.

Pasaron algunos días (meses) en pleno verano mediados de enero del 75, los chicos no olvidaban y todo ese grupo comandado por Lala Cheme me llegaron en mi casa (Buenos Aires y 9 de julio) con un disco que le dio su mamá doña Marisa, eran las marchas de Ara Berá-Copacabanas Y los temas del carnaval correntino, les dije que si, no teníamos el lugar pero les dije que si. A los dos o tres días hablé con Daniel Sosa, secretario del San Martín (el presidente Polo Piragine) ellos se brindaron gustosamente, me brindaron las instalaciones del club para comenzar mis primeros ensayos siendo la coreógrafa y todo lo demás. Desde entonces y siempre en estos treinta y pico de años siempre Panamby Berá ensayó en la canchita (la casa de la Mariposa Brillante).

¿ y el nombre?

La noticia de la comparsa corrió, se acercaron padres con sus chicos y fueron pasando los días y le faltaba un nombre, entonces todas las noches pensaba y pensaba, todo es nostalgia, todo es recuerdo, entonces recuerdo de mi viaje a la capital de Corrientes y en la calle Junín me llamó la atención un enorme cartel que decía Panamby lleno de luces (la confitería bailable de Junín y Córdoba) el más luminoso y el más grande, entonces estaban los carnavales de Corrientes estaban en su apogeo y así salió de golpe, así como de pronto Panamby Berá (Mariposa Brillante), le comenté eso a la señora de Encinas, a la señora de Manzolillo, a la señora de Pértile a todo ese hermoso barrio de la plaza San Martín, allí en ese barrio, bien en esa esquina de Buenos Aires y 9 de julio, nació Panamby Berá y su corazón comenzó a latir y a bailar en la canchita.

¿ Cómo se organizó el primer corso?

Con un grupo de padres nos acercamos a la municipalidad y el señor Arce (intendente) y el concejal Sánchez que recuerdo nos dieron todo su apoyo y fueron tres noches seguidas por Bartolomé Mitre desde Entre Ríos hasta Roca (2 cuadras) con una concurrencia extraordinaria. Yo lo que no quiero dejar pasar es la ayuda de los padres, fue importantísima, la elección de la reina, fue un tema, pero finalmente la primera reina fue la chica Lodolí Yris Lodolí con 11 años. La primera noche fue emocionante, llenas, pero llenas las veredas, 35 niños fueron el primer año solo Panamby y murgas o carrozas particulares y grupos humorísticos y mascaras sueltas. En el 76 se creó Maracaibo, una comparsa de mayores, su fundadora mi compañera Yolanda Cabral de Acevedo.

¿ Te acordas de algunos niños de la primera comparsa ?

La bailaron los bailarines fundadores, fueron: con polleritas y sobre ellas tiras de papel celofán (nada de lentejuelas) arriba como una torerita nada más, como una blusita, iban pegadas los redonditos que se cortaban sobre una moneda (no se usó una sola lentejuela), Lala Cheme, una nena Hermosí, Ríos Portel, todas las Torres, todas las Cheme (Lala, Mimi),María Luisa Dansey, Emilse Gómez, Bastonera, también tuvimos nuestra primera carroza (Ah, mis dos hijas mayores Graciela y Bibi también integraron esa primer comparsa. La carroza se armó en la casa del señor Coco Torres que con ingenio y entusiasmo ayudado por algunos padres transformaron una rejilla grande, en una enorme y hermosa flor de cala acostada sobre un acopladito del señor Juan Carlos Luque, la reina iba sentada sobre la flor.

¿ y los años posteriores, como creció la comparsa?

Año tras año fue tomando fuerza, fue creciendo, más entusiasmo, colaboración y toda esa generación del 70 del 80 y 90 paso por mis manos. Más de 20 años itanto que contar! mucha colaboración eso destaco siempre, de lo contrario sería imposible la unión de las madres, sobre todo la década del ochenta, fue importantísima. Al tercer año ya tuvimos nuestro tema propio, un tema muy lindo, esa vez representamos cuatro países: Argentina, Brasil, Bolivia y Paraguay, con un enorme globo terráqueo, colaboración del Señor Nono Zini, arriba del globo iba la reina.

¿La competencia cuándo?

Después de muchos años uno analiza y ve cómo se maneja entonces, una comparsa de mayores y una de menores, mayor problema no había con Yolanda, organizábamos todos (incluso el corso) y todos contentos y los niños felices, eso fue hasta el año 86 u 87. Más adelante surge otra comparsa infantil del club Tapeapo y fueron sólo dos años nada más. Pero también se tomaba de otra forma esa competencia, los jurados no eran muy rigurosos y el grupo de padres tampoco, todo se basaba en que los niños se diviertan. Competencia, competencia, nace a fines de la década del 80.

¿Y ahora?

El crecimiento y el interés de las comparsas es otra cosa, Empedrado es capital Provincial del Corso Infantil, sumale a la evolución de la sociedad y sus costumbres, todo es competencia ahora. Forma parte del calendario turístico. Panamby, jamás se disolvió, jamás se dividió, los problemas internos que siempre existen quedaban adentro, por eso Panamby es y está donde está. La competencia favorece al crecimiento de las agrupaciones.

¿Quiénes compiten, los chicos o los grandes?

Bueno, mirá va en contra de lo que pienso, pero pareciera que los chicos no compiten, ellos bailan y se divierten

¿Por qué dejaste la presidencia de Panamby?

Fui elegida concejal por el partido liberal y me costo decidir, pero no podía (sillón, cantos y bailes) ser autoridad y miembro de una comparsa, entonces decidí dar el paso al costado, con dolor en el alma, pero con responsabilidad, tenía que ocurrir tarde o temprano. Fue decisión personal. Entonces le ofrecí al señor Alberto Sainz, entonces coreógrafo, hacerse cargo de la comparsa, después todo lo demás ya es de púbüco conocimiento. Panamby formó una comisión, en ese momento era presidente de la misma la Señora Nancy Alegre.

¿Panamby salió de Empedrado?

Si, muchas veces, visitó Corrientes, Saladas, San Luis, Paso Patria, Mburucuya, pueblos vecinos, reitero siempre apoyado por los padres y desde la municipalidad a veces. Salió por primera vez en los 90, cuando se reiniciaron los (corsos por la costanera).

¿ Cómo fue ver a Panamby desde afuera?

Terrible, emocionante, me arrepentí, porque parecía que la abandoné, como que estuviera en deuda con mi comparsa del alma, pero seguí a su lado, como mamá y ahora como abuela.

¿Los Ojeda en Panamby?

Las Ojeda en Panamby: las tres hijas mías bailaron, dos fueron reinas también mi sobrina (Tu hija Eryka; Graciela, Marisol, Eryka).

Dejando de lado lo familiar, porque yo también lo viví a la mariposa brillante y muchos carnavales pasados en la esquina con mi hermano, tu esposo, sentimos cosas dejando de un lado el orgullo pavote de hombre, a veces, y nos emocionamos ver pasar a Panamby Bera y por cosas del destino, yo nací en la calle Buenos Aires, Panamby también, hoy vivo en la calle Buenos Aires y la próxima reina, la número 35, parece que vive por la calle Buenos Aires.

¿Panamby hoy?

Todo esto no hace más que emocionarme, me toca muy hondo, a veces me cuesta creerlo, pero es real, vive, late y crece, cada vez más y seguro Panamby me superará en el tiempo, a mí, a vos, a muchos porque Panamby vivirá muchísimos años más mientras existan personas como los de ayer, como los de hoy, “Pamamby ya está en la historia de Empedrado”.

Mensaje final.

Si, como no: a los padres que siempre acompañaron, que lo sigan haciendo, son importantísimos, fundamentales, como ese sentimiento profundo, de amor a su comparsa, a su música, enseñando a los chicos el respeto hacia los otros comparseros y que entiendan que el carnaval es alegría, entusiasmo. No tengo ninguna duda que los chicos entenderán el mensaje. Ojalá los grandes también.

El amor entre los niños seguro ayudarán a un mundo mejor, Ojalá los grandes entiendan. Después de finalizar este reportaje, emocionante, desde el principio al fin, camino a casa, me parecía que yo también estaba en deuda con la Mariposa Brillante y de alguna manera quiero pagarlo, no se si alcanza pero intento.

Por Oscar Agustín Ojeda

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here