Inicio Historia de Empedrado Fútbol Internacional

Fútbol Internacional

59
0
Compartir

Por Juan Carlos Vallejos.


Dante Panzeri conocidísimo comentarista de nuestro más popular deporte nos comenta en un artículo publicado en una difundida revista de Buenos Aires con el título de “Curiosidades en Sintético” dice que: El primer partido internacional que documenta este deporte en la Argentina, no tiene sus fuentes en Buenos Aires, ni sus aledaños, fue Corrientes la cuna de nuestro fútbol internacional, etimológicamente considerado.

En 1890 se organizó un desafío entre ciudadanos ingleses empleados del ferrocarril en Empedrado y un equipo de argentinos entonces mas simplemente identificados como “correntinos”. El partido se jugó en “Plaza de la Cruz”, en pleno centro de la urbanización correntina.

Ganaron los correntinos por uno a cero, pero, lo más singular de esta historia no fue el partido sino los prolegómenos: dos días antes del encuentro, el comisario de la policía local, metió presos a quienes iban a ser sus protagonistas, por haberlos sorprendido en apuestas de dinero sobre sus resultados.

Fue necesario que interviniera un pionero del deporte argentino, el Rector del Colegio Nacional de Corrientes, Santiago Fritz Simón. Fue el quien intereso al propio Gobernador de Corrientes, Valentín Virasoro, logrando por su intermedio la libertad de los futbolistas presos y cuentan que el día del partido el Comisario de Policía apostaba a grito pelado su dinero a favor de los correntinos. En esa época, quizás antes, nuestro pueblo fue testigo de uno de los primeros partidos de fútbol, conocedor de esta versión, que la había escuchado de mis mayores, entreviste a Don Lorenzo Ferolla (ITO), viejo aficionado al deporte, dirigente en su época del “Club Deportivo” quien manifiesta recordar muy bien que aquí, en Empedrado, ante una crecida cantidad de público, movido por la curiosidad (el fútbol era desconocido), en el lugar que hoy ocupa el campo municipal, terreno baldío entonces, que se adaptó en forma rudimentaria para la práctica de ese deporte, se enfrentaron los estudiantes del Colegio Nacional de Corrientes, capitaneados por Santiago Fritz Simón, y los ingleses, empleados ferroviarios en la Estación Empedrado (entonces ubicada en la esquina de las calles San Juan y Alvear), en ese evento deportivo tuvieron participación el Dr. Samuel Robinson, Mr. Richard Nidd, entre otros, agrega nuestro informante que los muchachos de Corrientes lucían pantalones y camisetas blancas, no recuerda las del adversario, ganaron los ingleses residentes empedradeños y el match tuvo el escenario colorido de un verdadero acontecimiento social.

Esta nota escrita hace más de veinte años me pareció anecdótica, sin suficiente asidero documental, durmió un tiempo en el archivo hasta que en Junio de 1981, un artículo “Historia de Balones” de Ricardo L. Molinari, publicado por la revista “Auto Club” nos daba, en alguna medida, la evidencia de que lo afirmado por Ferolla, agregando además a la crónica un condimento especial por lo que transcribimos un fragmento: “Quedan atrás definitivamente los increíbles años en que la practica estuvo reservada a un puñado de Ingleses Locos que desafiaron hasta la cárcel”.

En 1888 fueron conducidos al calabozo en Empedrado, Corrientes, los jugadores de los dos equipos por faltar a la moral y atentar contra las buenas costumbres. (SIC.)

Finalmente la sección “Un partido de Foot-Ball que da que hablar”, de Oscar R. Sacheri, en Anales del Colegio Nacional General San Martin (1869 – 1969), arroja más luz sobre el tema por lo que la transcribimos parcialmente: “Entre tantas cosas buenas introducidas por Santiago Fritz Simón en las practicas del Colegio, esta la que se refiere a la educación física y los deportes, (especialmente el Foot-Ball); El entusiasmo se cultivaba, haciendo intervenir a equipos de una división contra otra, pero faltaba el aliciente de enfrentar otros jugadores más experimentados, incluso para aprender nuevas fórmulas en el arte de hacer goles. La ocasión propicia, la entrevé el activo Rector, cuando toma contacto con un grupo de ingleses que trabajaban en el Ferrocarril Nordeste Argentino, que en Empedrado tenia ubicados talleres y oficinas de importancia, quienes enloquecieron de alegría al saber que podían volver a desentumecer las piernas, ya que desde que salieron de su país no habían vuelto a dar un puntapié.

Todo fue fácil, se concertó el encuentro y los diarios de la época con gran revuelo anunciaron que un equipo inglés enfrentaría al equipo bisoño del Colegio Nacional, el encuentro tendría lugar en la cancha de la “Plaza La Cruz”, el Jefe de la Policía de la Capital, ante tal acontecimiento y la aglomeración de público que hacia presumir el encuentro, tomo las precauciones para mantener el orden y la seguridad, mando a uno de sus agentes, para que en víspera adoptara las medidas que creyera oportuno y luego lo informara. El agente concurre al lugar justamente cuando el equipo inglés, para conocer la cancha y hacer entrenamiento, estaba jugando un partido de ensayo. El informe que lleva a su superior es sorprendente: “fíjese jefe que esos gringos juegan en calzoncillos y camiseta” textual.

Ni una palabra más, y allá fue el Edicto Moralizador, suspendiendo el encuentro por inmoral y con el consabido aditamento, comuníquese al rectorado.

Esta demás describir la cara de asombro y la subsiguiente sonrisa de don Santiago, quien suspendiendo una clase, se traslada a la policía para explicar a severo guardián de las buenas costumbres, que aquel indumento es el reglamentario, y que no se trata de prendas de uso interior, le muestra fotografías y revistas europeas y semi lo convence, pues si bien retira el Edicto famosos es a condición de que: Yo en persona lo acompañare a ver el partido y lo suspenderé en cuanto aquello resulte ofensivo a la fruncida moral provinciana.

Los estudiantes del Colegio Nacional ganaron 6 a 1 y Diocles Gómez, hijo del empedradeño Gervasio Gómez, fue capitán del equipo y se dio el lujo de anotar cuatro goles!. Hasta aquí la historia.

No querríamos entrar en una discusión bizantina de que fue el primero o que no lo fue, simplemente, ya que de futbol estamos hablando, establezcamos un equitativo empate diciendo que Uno de los primeros partidos de futbol internacional jugado en Argentina, fue disputado en nuestro Empedrado.”

Bibliografía :

Panzeri. Dante – “Curiosidades en Sintético” – Revista “ASI” N° 225

Molinari. Ricardo – “Historia con Balones” – Revista “Auto Club” N° 113

Sacheri. Oscar R. – “Un partido de Foot-Ball que da que hablar” Anales del Colegio Nacional General san Martin  – Reedición 1969.

Por Juan Carlos Vallejos

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here