Inicio Historia de Empedrado Fulgencio Buenaventura Gómez

Fulgencio Buenaventura Gómez

132
0
Compartir

Por Juan Carlos Vallejos


Nació en Empedrado el 20 de mayo de 1894, fueron sus padres don”Cayo” Gómez y Doña Francisca Estigarribia, realiza sus estudios primarios en la Escuela Graduada N° 1 de su pueblo natal, terminado los mismos, se inscribe en la Escuela Normal de Maestros “José Manuel Estrada” de la ciudad de Corrientes de donde egresa con el título de Maestro Normal Nacional; Se inicia en el noble apostolado de le docencia en la ciudad de Monte Caseros, donde su estadía no es muy prolongada, y es trasladado más tarde, a la Escuela N° 1 “Gervasio Gómez” del pueblo en que nació, en la que culmina su carrera docente como Director de la misma.

Contrajo enlace con doña Ana Lucía Montti, de esa unión nacen ocho hijos a saber:Carmen Venus G. de Coceo, Alba Fúlgida G. de González, Roberto César Gómez, Bachíla Gómez de Pellegrino, Francisca Lucía G. de Fripp, Julio Argentino Gómez, Delia G. de Toledo y Lidia Marta G. de Guelardi.

Fue la de don Fulgencio Buenaventura Gómez, fue una personalidadpolifacética y fecunda, porque alterna la función docente, con la política donde también consigue logros importantes: siendo electo en el periodo (1939-1940) Intendente Municipal de Empedrado, pero, es en la magia de la poesía donde más se lo recuerda: es como “el poeta fundamental de Empedrado”, distinción que le corresponde porque es dueño de una abundante y valiosa producción literaria, no llegó a concretar el ideal, común a todo hombre de letras, de publicar un libro, pero registra la autoría de numerosas poesías a través de publicaciones en diarios y revistas.

Entre las más conocidas figuran: “Brochazos”,”El último adiós”,” A mi madre”,”El huérfano”, ” A la tumba de mi madre”,”Puesta de sol”,”El trovador suicida”, Las manos de mi madre”,”A Corrientes”,”La mansión del silencio”,”A la cruz de un camino”,”El día del estudiante” y muchas otras, el 28 de enero de 1933,despide los restos del doctor José María Vallejos con una poesía de su autoría.
Sin dudas, su obra más trascendente fue la letra de su “Himno a Empedrado”dado a conocer en oportunidad de los festejos del Centenario de Empedrado.

La comunidad empedradeña, por conducto de jóvenes emprendedores, presididos por Leandro H. Piragine Traverso, el 20 de mayo de 1964 en el entonces Cine Teatro”Cervantes”(hoy Teatro “Dora”) le tributan un acto de reconocimiento: consistente en un recital, con la presencia del poeta, éste trasciende los límites departamentales y motivó que la Sociedad Amigos del Arte de Corrientes, años más tarde, en 1953, en los salones del Jockey Club de esa ciudad le tributara un homenaje de reconocimiento, interpretándose en una velada, únicamente, poesías de su autoría.

En apacible tranquilidad, jubilado en la docencia, retirado de la política, rodeado del afecto de su gente transcurren los últimos días de su vida, en la casa colonial de corredor de la calle General paz al 550 (hoy demolida), donde falleció el 18 de mayo de 1978, sus restos mortales descansan en el Cementerio “San Roque”.

Se proyecta declarar de interés histórico el “samuhú”, bajo cuya sombra se inspiraba el recordado vate empedradeño, según documentación presentada ante el Concejo Municipal de Empedrado

La obra por la que se lo recuerda permanentemente es su “Himno a Empedrado” musicalizado por José Garheis y estrenado durante los festejos del primer Centenario de la Fundación de Empedrado.

Los acordes de su música son de tono marcial y sus versos responden al lenguaje poético de la época y envidencian un profundo amor al terruño natal, al que idealiza proyectándolo al futuro.

 

Por Juan Carlos Vallejos

Ver biografía de José Garheis

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here